miércoles, mayo 29, 2013

Los volcanes latinoamericanos se alborotan

Volcán Popocatepetl
La intensa actividad volcánica que se presenta en los últimos días en al menos seis países de Latinoamérica tiene vigilantes a las autoridades de la región y ha llevado a decretar una alerta roja en una zona de Chile y una amarilla en otras de Colombia y México.



A priori, esta coyuntura puede explicarse porque buena parte de la región está atravesada por el llamado Cinturón de Fuego del Pacífico, en el que se encuentra más del 75% de los volcanes activos e inactivos del mundo y en donde se registra cerca del 85% de los seísmos que sacuden al planeta.
"Este tipo de fenómenos están ocurriendo en una zona donde la actividad volcánica y sísmica es normal. A veces pueden ocurrir coincidencias... Los procesos geológicos toman mucho tiempo, cientos, miles de años", aseguró a Efe Marta Lucía Calvache, directora técnica del Servicio Geológico Colombiano.
Por el momento, la situación más compleja se vive por el volcán Copahue, a 570 kilómetros al sur de Santiago de Chile, que, tras una erupción de baja intensidad en diciembre de 2012, ahora presenta unas probabilidades de erupción del 95%, según el subsecretario chileno del Interior, Rodrigo Ubilla.

El Gobierno decretó la alerta roja este lunes y unas 2.440 personas que viven cerca al Copahue comenzaron a ser evacuadas hoy, una medida obligatoria para mujeres y niños, unos 1.600 en total. Los hombres serán autorizados a regresar cada 48 horas a sus casas, dependiendo de la actividad del volcán, para alimentar a su ganado y otros animales.

Volcán Copahue
El proceso eruptivo menor que vive el volcán, con un promedio de 455 seísmos de baja intensidad cada hora, según el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), también llevó a las autoridades de la localidad turística de Caviahue, en el suroeste de Argentina y cercana al Copahue, a evacuar este lunes a sus 600 habitantes.

Adicionalmente, el Gobierno de la sureña provincia argentina de Neuquén decretó este martes el "estado de alerta" en esa localidad. "Los vulcanólogos hablan que una erupción se puede producir en minutos, o en horas o en días, así que vamos a monitorear los primeros tres días para saber qué está sucediendo en el interior del volcán", indicó el gobernador de Neuquén, Jorge Sapag.

Mientras tanto, en Colombia se activó la alerta amarilla para el volcán Nevado del Ruiz, tras presentarse también el lunes "una señal sísmica asociada con una emisión de ceniza", según reportó el Observatorio Vulcanológico y Sismológico de Manizales.

Por ahora, las autoridades recomendaron a la comunidad mantenerse alerta a "cualquier cambio que se presente en la actividad del volcán", cuya erupción el 13 de noviembre de 1985 provocó la desaparición de la población de Armero (centro-oeste del país) y la muerte de más de 23.000 de sus 25.000 habitantes.

Además, el volcán mexicano Popocatépetl registró hoy una nueva explosión eruptiva que arrojó fragmentos incandescentes a más de un 1,5 kilómetros y una columna de ceniza de 2 kilómetros sobre el nivel del cráter.

Volcán Pacaya
Por esto, el Centro de Prevención de Desastres de México (Cenapred) mantiene la alerta volcánica en amarillo fase 3, nivel previo a la evacuación de las poblaciones cercanas al Popocatépetl, situado a unos 55 kilómetros al sureste de la Ciudad de México.

A este panorama se suman explosiones con columnas de humo en los volcanes guatemaltecos de Santiaguito, de Fuego y Pacaya. Este último podría tener una brusca erupción ya que su cráter ha acumulado lava, según han advertido las autoridades.

En Costa Rica, registran actividad el Arenal, el Poás y el Turrialba, este último con una erupción de ceniza que llegó hasta más de 30 kilómetros en línea recta y que alertó la semana pasada a autoridades y expertos, aunque finalmente se descartó una actividad magmática en ascenso.

Y en Ecuador, el Tungurahua se encuentra activo y en un nivel considerado como "moderado bajo", según el último reporte del Instituto Geofísico fechado el 27 de mayo, cuando también se informó de que el volcán Reventador presenta un nivel "moderado" de actividad.
"Es claro que el manejar el riesgo no es una cuestión de vulcanólogos sino una cuestión social. Qué tantas personas viven cerca, qué tipo de volcán es y qué medidas se pueden tomar. Por ejemplo, la caída de cenizas no es letal pero los flujos piroclásticos sí lo son", comentó Calvache.
Y aunque una erupción, como otros fenómenos naturales, es incontrolable, según la experta de la agencia gubernamental colombiana, "si hay una comunidad informada se puede responder adecuadamente y evitar que ocurra una tragedia" asociada. Una preocupación que, de momento, no tienen países como Brasil, Honduras, El Salvador y Panamá, donde no hay volcanes activos.

Fuente: lavanguardia

Compartir

Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favorites More