miércoles, abril 03, 2013

EL MISTERIO DE LA MONTAÑA DE LOS MUERTOS. PARTE II


Si quieres leer la primer parte, pincha aquí 


El monte Kholat Syakhl debe su nombre como lo habíamos dicho en nuestra primera entrega, a una leyenda de la tribu Mansi, que cuenta que en el pasado, nueve cazadores mansi murieron por la noche, de referente, sin síntomas de violencia. Ellos fueron encontrados al día siguiente por sus compañeros, como si se encontraran dormidos, pero congelados. Para esta tribu la montaña se encuentra embrujada porque allí vive lo que ellos llaman “almas” que se llevan la vida de los que se atreven entrar en su territorio. 


TEORÍA DE LAS FUERZAS SOBRENATURALES 

La tribu Mansi, aseguran que los muchachos fueron atacados por los espíritus o “almas” de las montañas, que son seres etéreos y únicos dueños de la zona. 

Tribu Mansi
Estas fuerzas sobrenaturales protegen la montaña y el entorno de las agresiones de los humanos. Para estas almas los chicos eran más que intrusos, ellos eran “extranjeros”, además cortaron ramas de los árboles para hacer fuego y eso es una falta de respeto a los espíritus de la montaña y por eso lo pagaron caro, han afirmado. 

Todo cazador Mansi sabe que no son bienvenidos a la montaña y por eso jamás deben quedarse en la noche. 

Si tenemos en cuenta los diarios encontrados en la tienda, Igor Dyatlov escribe que su ruta sigue un camino de caza mansi, y que el día anterior un cazador había recorrido la zona. Ellos dejan marcas en los árboles, diciendo cuántos cazadores pasan por el lugar y a qué clan pertenecen. En una de las fotografías de las cámaras encontradas en la tienda, se ve a Igor posando junto a una de estas marcas. 

Mansi, Mansi, Mansi. Estas palabras se repiten con más frecuencia en nuestras conversaciones. Mansi son gente del norte. Personas muy interesantes y únicas que habitan en los Urales Polares del Norte, encerrados en la región de Tyumen. Ellos tienen un lenguaje escrito y dejan signos característicos en los árboles del bosque”, escribió Igor el 30 de enero. 


Una de las últimas fotos del grupo, estableciendo su último campamento.
¿Fueron los espíritus de las montañas los qué aterrorizaron a los jóvenes? ¿Les paralizaron de miedo hasta qué murieron congelados? 

Lo cierto es que la maldición del nueve se repite. Los cazadores mansi muertos de la leyenda eran nueve. Los esquiadores del equipo de Dyatlov eran nueve. En 1960 un avión con nueve personas, entre pilotos y geólogos, se estrelló en la misma falda de la montaña, murieron los nueve y al recuperan la caja negra no encontraron ninguna explicación del accidente. Actualmente, los excursionistas evitan pasar en grupos de nueve. 

TEORÍA SOBRE LA CONSPIRACIÓN OVNI 

Un grupo de excursionista que se encontraban acampando varios kilómetros al sur, afirmaron haber visto la noche de las muertes, varias esferas de color naranja sobrevolando la zona donde se encontraban los esquiadores. Curiosamente, uno de los defensores de esta teoría es un militar, que no podía mostrar las pruebas por estar clasificadas pero aseguraba que existían.

Este caballero era Lev Ivanov quien reunió el testimonio de los
excursionistas y en esa dirección dirigió su investigación, pero le obligaron a
Lev Ivanov
cerrar el caso y sus archivos fueron clasificados. Una vez desclasificados los archivos del incidente con la caída de la URSS, estos supuestos archivos ovni no aparecieron con el resto. Ivanov insistía en que precisamente los suyos, se encontraban entre los “no desclasificables” 

La teoría de Ivanov apunta a que durante la noche del 1 de febrero, varias esferas de color naranja que fueron vistas sobrevolando la zona, fueron divisadas por el grupo de jóvenes y por esta razón huyeron de la carpa. Además asegura que las heridas que sufrieron cuatro de los esquiadores, podrían deberse a la colisión de una nave y el impacto de algún fragmento. 

Sin embargo, no se encontraron restos de ninguna nave, pero para Ivanov la respuesta está en la rápida actuación del ejército, que pudo llevarse los restos. Los primeros en encontrar el campamento fueron los soldados soviéticos a bordo de un avión y hasta que llegó el equipo de rescate del Instituto Politécnico y los civiles pasó al menos un día, afirma. 

La coloración de la piel y el cabello, la radiactividad en la ropa y la parálisis de los cuerpos, indicaban a Ivanov que fueron objeto de un ataque extraterrestre, llamando la atención al hecho que la mutilación de la lengua de Dubinina guardaba semejanzas con las mutilaciones de ganado.

TEORÍA SOBRE EL ATAQUE DEL ABOMINABLE HOMBRE DE LAS NIEVES 

El Yeti tampoco podía faltar dentro de las teorías sobre la causa de la muerte de los excursionistas, debido a que en todo los montes Urales se asegura que habita el abominable hombre de las nieves. 

Los que apoyan esta teoría, afirman que el aterrador rugido del Yeti fue los que asustó a los jóvenes y lo que les impulsó a salir corriendo. Las heridas sufridas por algunos serían a consecuencia de la costumbre que tiene el Yeti de arrogar grandes piedras a la gente. 

No obstante, no aparecieron piedras fuera de contexto por la zona, ni pisadas de Yeti, pero alegan los defensores de esta teoría que éstas no fueron buscadas. 



TEORÍA DEL USO DE SUSTANCIAS TÓXICAS Y ADICTIVAS 

Se sabe que dentro de la tienda se encontró una botella de vodka, pero jamás se indicó si se encontraba llena o vacía. Esta teoría al igual que la comida en mal estado o el consumo de bayas alucinógenas, fueron las suposiciones que
Los diez integrantes del grupo
se barajaron al comienzo. 

Según esta hipótesis, explicaría el repentino calor que sintieron, por lo que se quitaron la ropa, el ataque de pánico, la desorientación y las alucinaciones.

Pero el informe forense no determino el uso de estas sustancias, además se encuentra el hecho de que el grupo se organizó bastante bien protegiéndose del peligro, que era la tienda. 

Todos parece que vieron lo mismo por su forma de actuar, se mantienen juntos en todo momento, y no están nada desorientados, porque en la oscuridad de la noche y soplando un viento que arrastraba la nieve, fueron capaces de encontrarse. 

También se encuentra el hecho que los muchachos estaban dispuesto a no fumar. Kolmogorova escribe en su diario: “Los chicos juraron solemnemente que no fumarían durante todo el viaje. Me pregunto cuánto tienen de fuerza de voluntad, si se puede vivir sin cigarrillos”. 

Que hubieran ingerido algún producto en mal estado no se puede descartar, ni el hecho de que uno o dos de ellos atacaran a los demás, pero eso no explica el miedo ni la muerte de los nueve. A no ser que no fueran conscientes de lo que estaban tomando. 

También se habla de “Nieve Tóxica”, cuya agua pudieron beber al derretirse. La nieve tóxica sería el producto de experimentos químicos y biológicos del ejército, bombardeos, fugas de centrales, que al subir a la atmósfera se transforma en lluvia y forma la nieve de las montañas.

TEORÍA DEL ATAQUE DE TRIBUS AUTÓCTONAS 

En esta zona habitaban la tribu de los Mansi, ellos también fueron sospechosos de las muertes de los esquiadores, pero pronto fueron descartados como culpables, de hecho, su ayuda fue muy importante en las tareas de búsqueda. 

Se decía que podían estar enojados con los chicos por entrar en territorio sagrado, pero esa zona para ellos no era sagrada, al contrario, pensaban que estaba embrujada, siendo para ellos una zona maldita. 

Aunque les hubieran atacado guerreros Mansi armados, los esquiadores también iban armados, ellos llevaban un fusil, un hacha y varios cuchillos, exceptuando un cuchillo que apareció con los cadáveres, todo lo dejaron en la tienda. 

Si los excursionistas se hubieran percatado del ataque de los guerreros, lo primero que hubiera hecho era llevar consigo las armas. Además en el sitio solo se encontraron las huellas de los chicos. 

OTROS ATACANTES

También se ha especulado sobre un posible ataque de fugitivos ocultos en la
El grupo cenando
montaña. Siberia en el momento de la tragedia era todavía una tierra de Gulag o deportación de presos políticos. Encontrándose pequeños campos de concentración, el más cercano era el de Ivlag a pocos kilómetros del sitio de la tragedia. 

Esta teoría baraja la posibilidad que de estos sitios pudieron escaparse algunos presos y al encontrarse con los jóvenes los asesinaron, por considerarlos testigos no deseados. Muchos de los presos políticos lucharon en los frentes de la Segunda Guerra Mundial, por lo tanto sabían cómo matar y no les preocupaba hacerlo. Pero esta teoría no ha sido reconocida porque la muerte de la mayoría fue por congelamiento. 

Por otra parte Yury Yudin, que tuvo que reconocer el equipo, la ropa y los cuerpos de sus amigos, descubrió un pedazo de tela que no pertenecía a ninguno de los miembros del grupo. Era un “obmotki”, una pieza de ropa que se usaba para envolver alrededor de los pies o las piernas para mantener el calor, enrollándolo como una venda. Esta tela era usada por los soldados en los años 40 y después entre los prisioneros de los campos de concentración de Stalin. 

Hasta el día de hoy nadie sabe cómo llegó hasta el campamento, y mucho menos por qué desapareció de la sala de pruebas.

TEORÍA DE LA AVALANCHA 

Fue una de las primeras versiones oficiales, según esta hipótesis, el tiempo había empeorado dificultando la visibilidad, hecho que fue consignado en los diarios de los excursionistas.

La zona de la montaña que eligieron para acampar es más propensa a sufrir avalanchas y ellos lo sabían, por eso una de las dudas que surgieron fue por qué eligieron ese lugar, que no era el más apropiado. Se pensó que debido al mal tiempo se equivocaron de camino y se encontraban demasiado cansados  para retroceder.

Yuri Yudin
Yuri, el único superviviente, no opina lo mismo, conocía la forma de pensar de Dyatlov, y en su opinión, sí es cierto que el mal tiempo les retrasó más de lo previsto, y la acampada debía ser 20 kilómetros más adelante, una vez pasada la falda de la montaña, pero en lugar de retroceder y perder más tiempo o avanzar que era más peligroso, lo más lógico era que acamparan justo donde lo hicieron. Era cierto que en esa ladera se producían avalanchas ocasionales, pero nada indicaba que fuera a ocurrir una, y estaban lo suficientemente alejados para huir y protegerse. 

Teniendo esto en cuenta, no es descabellado pensar que el miedo a un desprendimiento de nieve no estuviera presente entre ellos, habían aceptado un riesgo. La teoría oficial continúa indicando que durante la noche, un potente ruido les hizo creer que se estaba produciendo un alud, de ahí su salida precipitada de la tienda y el correr a ponerse a salvo en el bosque. 

Realmente no existió ninguna avalancha ni esa noche ni después, la nieve que cubría la tienda y los cuerpos era mínima y la justa en una montaña donde cae la nieve. Los esquíes de los jóvenes estaban clavados rodeando la tienda tal y como lo dejaron ellos, así lo demuestran las últimas fotos tomadas por el equipo de rescate, de haber ocurrido un movimiento en la nieve, estarían cubiertos o desplazados y no es así. 

Otra teoría oficial continua diciendo que el ruido que les asustó pudo ser el de un avión en pruebas, cerca hay una base militar, y eso explicaría las luces naranjas que fueron avistadas. Unos deportistas cualificados saben distinguir el sonido de un avión y el de la nieve deslizándose, pero aunque así no fuera y la tensión les hiciera separarse de la tienda, al ver que no había peligro y que se estaban congelando, hubieron vuelto a por su ropa de abrigo, cosa que no hicieron. 

La última anotación del diario de Dyatlov, dice:

No podemos dejar que cualquiera en nuestra situación comience el ascenso a las montañas. A cerca de 16:00. Debemos elegir el lugar para la carpa. Hay viento, un poco de nieve. La capa de nieve es de 1,22 metros de espesor. Cansado y agotado, empezamos a preparar la plataforma para la tienda. La leña no es suficiente. No cavaremos un hoyo para el fuego. Demasiado cansado para eso. Cenamos justo dentro de la tienda. Es difícil imaginar un gran consuelo en algún lugar de la cordillera, con un viento penetrante, a cientos de kilómetros de distancia de los asentamientos humanos.” 

TEORÍA DE LA CONSPIRACIÓN MILITAR 

No es desconocido que en la zona se realizaron maniobras militares, Ekaterimburgo se encontraba rodeada de misiles antiaéreos, además en esos años se estaba probando un prototipo de misil y cerca de Sverdlovsk existía un gran complejo de experimentación de armas químicas. 

Entre los tipos de armas que se podía estar experimentando, se habla de algo que explotó, aunque no aparecieron restos, lo que explicaría los daños físicos en cuatro de los chicos. Para otros se trata de un espray paralizante, resonancias ultrasónicas que producen confusión momentánea, un fuerte reflejo que pudo cegarlos, un arma química que fue usada contra ellos, por haber sido testigos incómodos, motivo por el cual había que ejecutarlos. 

Yuri, el único sobreviviente siempre estuvo convencido de que los militaresuna tela militar y unas gafas, militares. Se encontraron sólo tres cámaras fotográficas dentro de la tienda, todas con fotografías similares desde distintas perspectivas, pero Yuri insistió en que eran cuatro las cámaras que llevaban sus compañeros. También faltaba uno de los diarios.
tuvieron algo que ver. Él tuvo que reconocer los cuerpos de sus amigos, explicar qué prenda era de quién. Además identificó dos materiales que no pertenecían al grupo,

Yuri Yudin también menciona que en algún momento de la investigación, vio unos documentos en los que indicaba que los militares comenzaron las indagaciones 10 días antes de que empezara la búsqueda oficial por la gente del Instituto Politécnico. Pero estos documentos también desaparecieron. También vio cómo se sacaban de la sala de autopsias recipientes con los órganos de sus amigos para enviar al laboratorio, que nunca llegaron. 

El barranco donde aparecieron los últimos cuatro esquiadores, era una fosa cavada por ellos mismos aprovechando el desnivel del barranco, en teoría para protegerse del frío, pero allí aparecieron los más heridos. Tal vez fue en primer refugio al apagarse el fuego del árbol.

TEORÍA DEL ESPIONAJE

Por último, se ha llegado a afirmar que al menos uno de los miembros del equipo era un doble espía infiltrado. También hay quien opina que todos eran espías o estaban trabajando en algún proyecto secreto dentro del Instituto Politécnico. Sí es cierto que tres eran estudiantes de ingeniería, pero el resto de radio y economía.

El sospechoso es el guía, Zolotariov, es mayor que el resto, 37 años, usaba un nombre falso, no se llamaba Alexandre, sino Zenem, era de origen cosaco y estuvo en el ejército. Para algunos esto explicaría el por qué había una prenda contaminada de radiactividad, aunque leve. En aquella época, los occidentales no tenían un acceso fácil para infiltrarse como espías, por lo que contrataban a ciudadanos rusos. Su misión era localizar los lugares dónde podría enriquecerse uranio, por eso intercambiaban con el espía en cuestión un objeto o una prenda impregnada de radiactividad. La central nuclear secreta de Tomsk-7 fue descubierta así, mediante el intercambio del gorro de un esquiador contaminado de radiación. Se supone que Zolotariov era un doble espía, le contactaban para entregar una prenda contaminada pero era una trampa para que la KGB diera con el occidental.

Teorías y más hipótesis surgen todos los días, lo importante es su opinión. ¿usted qué cree qué sucedió?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nos interesa saber que piensas. Danos tu opinión